Blog
Infertilidad. La importancia de buscar ayuda

Infertilidad. La importancia de buscar ayuda

Son muchas las consecuencias, sobre todo emocionales, de quienes sufren infertilidad. Pero existen tratamientos y suelen ser exitosos. Conoce cuáles son los factores que influyen.

Lamentablemente hoy en día son muchas las afecciones de salud que afectan al mundo entero más que hace algunos años atrás. Una de ellas es la infertilidad, la cual, lamentablemente es más común de lo que se piensa, afectando a una de cada seis parejas.

Este problema sin duda afecta emocionalmente a quienes la sufren, ya que al ver obstaculizado el deseo de ser padres, ven sus sueños derrumbarse poro a poco. Si bien, generalmente existen tratamientos para este problema, conllevan consigo algunas dificultades que hacen difícil este proceso.

¿Qué es la infertilidad?

La infertilidad se define como como la incapacidad de completar un embarazo luego de un tiempo aproximado de un año de relaciones sexuales sin tomar medidas anticonceptivas. Esta puede afectar a la mujer, al hombre o a ambos a la vez.

Se suele recomendar comenzar las evaluaciones de las parejas una vez cumplido el año, si hay una causa obvia de infertilidad o cuando la mujer tiene más de 35 años de edad.

¿Cuáles son las causas de la infertilidad?

Existen muchas causas posibles de infertilidad. Algunas causas comunes en el caso de las mujeres son:

  • Clamidia o gonorrea no tratadas.
  • Falta de ovulación (los ovarios no liberan óvulos).
  • Trompas de Falopio bloqueadas: el esperma no puede llegar al óvulo.
  • Óvulos de mala calidad.
  • La forma del útero dificulta que un óvulo fecundado se implante.
  • Endometriosis.
  • Fibromas uterinos.

Algunas causas comunes en el caso de los hombres son:

  • Clamidia o gonorrea no tratadas.
  • Bajo recuento de espermatozoides (no tener suficiente esperma en el semen).
  • Baja movilidad de los espermatozoides (los espermatozoides no nadan lo suficientemente
  • bien como para llegar a un óvulo).
  • Espermatozoides no formados adecuadamente.
  • Semen tan espeso que los espermatozoides no pueden moverse fácilmente en él.
  • Ausencia de espermatozoides en el semen.

Algunas veces, los exámenes no arrojan una razón específica para la infertilidad. A esto se le denomina “infertilidad idiopática” o “inexplicada”. Al no haber una causa específica, es más difícil determinar el tratamiento a seguir, pero aún así es posible optar por uno y lograr éxito.

¿Existen otros factores que influyan en la infertilidad?

Si bien, ya mencionamos los principales problemas de salud que influyen en ella, existen otros factores de riesgo que pueden aumentar los problemas a la hora de concebir. Algunos de ellos son:

  • Ser mayor de 35 años (en el caso de las mujeres).
  • Tener mucho sobrepeso o ser demasiado delgado.
  • Haberse realizado quimioterapia o radioterapia.
  • Haber tenido mucha exposición a toxinas ambientales, como plomo o pesticidas.
  • Consumo excesivo de alcohol o drogas.
  • Fumar tabaco.
  • Antecedentes de enfermedad pélvica inflamatoria (EPI).
  • Lesiones en el escroto y los testículos.
  • Haber recibido mucho calor en los testículos (por usar prendas muy ajustadas o por nadar
  • o bañarse en agua caliente con frecuencia y de manera reciente).
  • Tener un testículo retenido.

Consecuencias sicológicas de la infertilidad en la pareja

Vivir una situación de infertilidad, suele remecer emocionalmente a quienes están experimentando esto. Producto de esto, pueden vivir algunas consecuencias como :

Las consecuencias psicológicas de la infertilidad de las parejas más frecuentes son las siguientes:

  • Estrés, ansiedad o depresión.
  • Tristeza.
  • Alteraciones en el sueño. Se pueden manifestar en forma de insomnio o, por el contrario, de exceso de somnolencia y cansancio durante el día.
  • Sentimientos de fracaso y culpa. Quienes la sufren, suelen bajar su autoestima o culparse por el impedimento de procrear.
  • Tendencia a la soledad y al aislamiento. La pareja corta paulatinamente su relación con la familia y los amigos para evitar que les pregunten acerca de sus planes para tener hijos y tener que dar explicaciones.
  • Alteraciones en la sexualidad. El estar en un estado depresivo puede influir en la disminución de la lívido, impotencia, frigidez, coito doloroso y anorgasmia, entre otros.

Si estás viviendo algunos de estos síntomas debido a problemas relacionados con este tema, lo mejor es recurrir a la ayuda de un profesional, el cual te puede ayudar a llevar mejor este proceso
y acompañarte en las opciones de tratamientos en caso de que así lo decidas.

¿Cuáles son los tratamientos para la infertilidad?

Cada caso es distinto y lo más probable es que requiera un tratamiento diferente dependiendo del origen de la infertilidad. Algunos tipos de tratamientos son:

  • Medicamentos. Los medicamentos para la fertilidad son el principal tratamiento para las mujeres que son infértiles debido a trastornos de la ovulación. También pueden haber medicamentos que regulen los trastornos asociados a esta afección ( Síndrome de ovario poliquístico, resistencia a la insulina, etc).

    Los medicamentos para la fertilidad generalmente funcionan como las hormonas naturales, la hormona estimulante del folículo (FSH) y la hormona luteinizante (LH), para desencadenar la ovulación. También se usan en mujeres que ovulan para tratar de estimular un mejor óvulo o un óvulo u óvulos adicionales.
  • Cirugías. Existen varios procedimientos quirúrgicos que pueden revertir problemas o mejorar la fecundidad femenina. Existen cirugías laparoscópicas o histeroscópicas que pueden eliminar o corregir anomalías para aumentar las posibilidades de embarazo. La cirugía puede implicar la corrección de la forma uterina anormal, la eliminación de pólipos endometriales y algunos tipos de fibromas que modifican la forma de la cavidad uterina o la eliminación de adherencias uterinas o pélvicas. También puede existir una cirugía tubárica en el caso de las Trompas de Falopio estén bloquedas o con líquido.
  • Reproducción asistida. Son métodos para generar la formación del embrión de una manera más externa. Existen dos tipos:
  • Inseminación intrauterina (IUI). Consisten en colocar millones de espermatozoides saludables dentro del útero, cerca del momento de la ovulación.
  • Tecnología de reproducción asistida. Esto implica obtener óvulos maduros de una mujer y fertilizarlos con el espermatozoide de un hombre sobre una placa en un laboratorio.
    Luego, los embriones se transfieren al útero tras la fecundación. La IVF es la forma más eficaz de tecnología de reproducción asistida. El ciclo de IVF lleva varias semanas y requiere que se hagan análisis de sangre regulares y se apliquen inyecciones de hormonas a diario. Esto hace que sea un poco agobiante para la mujer sobre todo, quien necesita mucho apoyo e este proceso.

Vafamed piensa en tu salud como prioridad. Si estás experimentando esta situación, acércate lo más pronto a un médico especialista. Sin duda el problema de fertilidad es difícil de afrontar. Sin embargo, hay esperanza para la mayoría de los casos, así que si enfrentas esto con un pensamiento positivo, podrán finalmente lograr su sueño.