Blog
estres-en-el-embarazo

Estrés en el embarazo. ¿Cómo evitarlo?

Son diversas las consecuencias que tiene el estrés durante la época de gestación. Conoce cuáes son y cómo evitarlas.

Como hemos visto, el embarazo es una época especial y por lo mismo, requiere de cuidados especiales en cuanto a llevar una vida sana, ejercitarse y tomar los resguardos necesarios.

Pero hay algo a lo que no solemos darle gran importancia. Es nuestro sistema nervioso.

Durante la etapa de gestación, es fundamental que el feto en crecimiento no reciba estímulos negativo provocados por el estrés de la madre porque esto podría afectarlo incluso en su etapa adulta.a nervioso.

Durante la etapa de gestación, es fundamental que el feto en crecimiento no reciba estímulos negativo provocados por el estrés de la madre porque esto podría afectarlo incluso en su etapa adulta.

Estudios al respecto

Son diversos los estudios que se han hecho respecto a la relación entre el estrés de la madre y las consecuencias en el desarrollo a futuro del niño o niña. Como ejemplos:

  • Un estudio arrojó el desarrollo del lenguaje y el cociente intelectual verbal tendían a ser más bajos en los hijos de las mujeres que más estrés habían sufrido durante una fuerte tormenta.
  • También una investigación llevada a cabo por la universidad de Michigan arrojó que el organismo reconoce los niveles de cortisol como una señal de alarma y como un síntoma de que las condiciones no son favorables para un embarazo.

¿Qué consecuencias tiene vivir estrés en el embarazo?

Algunos de los efectos que se han asociado con un intenso estrés durante el embarazo son los siguientes:

  • Complicaciones obstétricas, parto prematuro y bajo peso al nacer. Esta asociación podría explicarse por los efectos negativos del cortisol (hormonas liberadas durante el estrés), aunque aún no están claros los mecanismos que intervienen.
  • Aborto espontáneo: algunos estudios han mostrado una asociación entre la muerte de algún ser querido durante las primeras semanas de embarazo y un mayor riesgo de aborto espontáneo.
  • Problemas en el desarrollo intelectual: también se ha visto que en ocasiones altas dosis de estrés durante el embarazo puede provocar problemas en el desarrollo intelectual y cognitivo. El estrés prenatal tendría efectos de largo plazo sobre las estructuras cerebrales del bebé, en especial en las relacionadas con el lenguaje y las habilidades verbales.
  • Problemas emocionales y de comportamiento en el bebé. Algunos estudios han encontrado una ligera asociación entre estrés materno y problemas de atención e hiperactividad en el hijo.

¿Cómo prevenir el estrés en el embarazo?

  • Cuidar el descanso dentro de lo posible. Un descanso adecuado permite afrontar mejor los cambios físicos y emocionales del embarazo.
  • Evitar la autoexigencia. Seguir el ritmo que se tenía antes del embarazo no siempre va a ser posible y depende mucho de las circunstancias de cada mujer. Aprender a priorizar es fundamental para prevenir el estrés, aunque a veces pueda suponer no llegar a todo.
  • Afrontar las situaciones según vayan llegando. Es importante tener información acerca de los cambios que se irán dando, pero no hay que generar ansiedad al respecto. Es importante centrarse en experimentar el momento presente para así evitar sentirse sobrepasada. El yoga y la meditación son de utilidad para conseguirlo.
  • Comer sano y hacer ejercicio físico (con la supervisión del médico). Esto puede ayudar a aliviar las molestias típicas del embarazo, lo que a su vez repercutirá positivamente en nuestro bienestar emocional.
  • Dedicar tiempo a las relaciones personales. El apoyo de amigos y familiares durante el embarazo es un importante factor de protección frente al estrés, ya que influye en la contención, distracción y, por ende, reducción de los niveles de ansiedad que llevan al estrés.
  • Buscar técnicas de relajación. Dentro de estas pueden estar el yoga, la meditación y los masajes entre otros. Debes buscar la que más se adapte a tus necesidades.
  • Permitirse realizar actividades placenteras. Un estudio de la Universidad de Cincinnati (EE UU) reveló que las actividades placenteras reducen el estrés inhibiendo la respuesta de ansiedad en nuestro cerebro. Dedica una parte del día a alguna actividad de ocio, aunque sea en casa.
  • Evitar la sobrecarga en el trabajo. Es importante adaptar también la vida laboral. Por ejemplo, aprendiendo a poner límites o delegando tareas y responsabilidades, siempre que sea posible. También es bueno hacer pausas frecuentes y aprovechar los descansos para desentumecer los músculos e incluso caminar un poco.
  • Consultar las dudas con el médico. Tener información disminuye la sensación de incertidumbre y ansiedad.

No dudes en introducir aquellos cambios en tu rutina que te ayuden a tener una vida más tranquila y huir de las situaciones estresantes.

Atrévete a pensar en ti y poder disfrutar de los momentos simples de la vida. Así tú y tu bebe podrás desarrollarse de la mejor manera posible.

Recuerda que tu salud y la de tu bebé es lo primero.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *